Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Más información en nuestra política de Cookies

Embajador Representante Permanente

Manuel María Escudero Zamora​​


 

Son tiempos de encrucijada, en los que debemos recurrir al concepto chino de crisis, que conlleva también una clara dimensión de oportunidad.  Asumo las tareas que hemos de desarrollar ante la OCDE con una cierta dosis de urgencia. Hemos de trabajar para que España tenga un merecido puesto, por iniciativa, liderazgo y visibilidad, entre los primeros países miembros de la OCDE. 

En una época en la que existen tentaciones de minar el multilateralismo, hemos de reafirmar que es el único camino para el progreso global. En un tiempo en el que las organizaciones multilaterales como la OCDE pueden estar sujetas a polarizaciones innecesarias, nos proponemos ser ejemplares en la consolidación del consenso como base de esta organización: y el consenso comienza siempre por el diálogo y por saber escuchar para entender las posiciones de los demás. 

El multilateralismo no se construye exactamente hablando sobre él, sino haciendo que el trabajo de una organización multilateral como la OCDE sea relevante para la misión con la que se fundó: contribuir de modo efectivo a la cooperación y el desarrollo económico a escala mundial. ​

Ese es el mandato y esa es la misión que contraemos en esta Delegación Permanente, con un excelente equipo y una clara visión y compromiso de servicio a España.