Buscar una entrada

Blog "Un país muy ESPECIAL"
7NOVIEMBRE2016
Trabajando en Grupo
 
Sala de reuniones. Consejo de la UE.
 
Cuando llega la hora de cambiar de destino y dejar el país en el que se ha estado viviendo unos años, me suelo lamentar de no haber podido conocerlo un poco más, de haber perdido ocasiones de ver cosas que, probablemente, me habrían ayudado a comprenderlo mejor. Los años pasados en Bélgica, en la Representación Permanente de España ante la Unión Europea, me han causado esta impresión de manera más acusada.
 
El trabajo en la Representación Permanente ante la Unión Europea, en Bruselas, es muy absorbente. Es una forma de diplomacia multilateral que tiene sus especificidades. Pero tiene en común con otras, como la de Naciones Unidas, un método de trabajo que supone horas y horas de reunión y mucha tarea preparatoria para poder defender con buenos argumentos nuestras posiciones, buscar apoyos de las delegaciones de otros Estados miembros, conseguir información sobre las propuestas que se discuten etc. En suma, la mayor parte de mi vida en Bruselas transcurría en el barrio de las Instituciones que, en forma de T, se extiende entre el Boulevard du Régent y la Rue de la Loi.
 
Cuando estudiaba para preparar los exámenes de la oposición a la Carrera Diplomática, en los años que coincidieron con los primeros pasos de nuestro país en las entonces Comunidades Europeas, veía con admiración la estabilidad, el desarrollo y la prosperidad de países pequeños en comparación con otros, como Holanda o Bélgica, y su ya larga experiencia como sociedades democráticas y abiertas. Pero al llegar allí y vivir en Bruselas vi que habían alcanzado ese estado de cosas después de mucho sufrimiento.
 
En el sur del país existe una ciudad, al borde del río Mosa, que se llama Dinant. En la orilla derecha las casas se levantan casi espalda con espalda con una elevación rocosa que parece cortada de un hachazo, dejando a esta localidad encajonada. En agosto de 1914, las tropas alemanas iniciaron la toma de la ciudad. Los combates contra el ejército francés, que se situó en la orilla izquierda del río, se prolongaron durante varios días. Con el pretexto de que la población civil que permanecía en la orilla derecha estaba apoyando a los franceses, el 23 de agosto se produjo una masacre en la que murieron fusiladas más de 600 personas en distintos lugares de la ciudad.
 
Fue un episodio más de un conflicto en el que perdieron la vida millones de personas en Europa. En 1939, Bélgica sufrió de nuevo los efectos de una guerra sin que de nada sirviera su neutralidad. En escasos veinte días, el ejército nazi había acabado con la resistencia de las tropas belgas. La ocupación nazi se prolongó hasta 1945 no sin antes de que 25.000 judíos fueran deportados o de que la región de las Ardenas, en el sur de Bélgica, fuera escenario de una de las batallas más largas y sangrientas de ese conflicto.
 
En Bruselas, pasé cinco años en reuniones de Grupos de Trabajo con los representantes del resto de Estados miembros y de la Comisión europea. Fueron demasiados años como para que no surgiera a menudo un espíritu de colaboración, de trabajo en grupo, sin que faltaran tampoco las tensiones y momentos desagradables. Pero cada participante tenía en mente no sólo lo que quería sino también lo que querían los demás. Todo eso tenía lugar en el edificio del Consejo de la UE que, a partir de las 9h00 se convierte en un hervidero de personas que acuden a defender los intereses de sus respectivos países. En el vestíbulo, en los ascensores, en los pasillos, cada cual va enfrascado en sus pensamientos, en lo que tiene que decir ese día, en los imprevistos que pueden surgir en una reunión, en potenciales intereses en conflicto de los otros Estados miembros, en cómo superar una eventual incomprensión a unos argumentos que nos parecen justos pero que chocan con los que defienden los colegas de otros países. A las 10h00, las numerosas salas de reunión que llenan varios pisos del edificio, tienen ya sus puertas cerradas. Los negociadores están en sus sitios y comienzan a debatir mil cosas diferentes. A las 13h00 se interrumpe el partido. Los negociadores se toman un respiro y se reencuentran en las colas del autoservicio, bandeja en mano, para comer algo rápidamente y volver por la tarde a las salas de negociación. Y así hasta la noche, cuando las salas y el edificio quedan desiertos. En algunas mesas, notas manuscritas de los delegados, documentos con textos que han sido ya superados por la discusión del día y que los ujieres van tirando a la basura, son lo que queda de la jornada.
 
A veces cuesta mirar un poco más allá de los estrictos límites de la vida que transcurre entre los muros de ese edificio -y de los asuntos que un negociador lleva entre manos- para dar un sentido más amplio y trascendente a lo que se hace allí. Pero los compañeros belgas con los que durante años compartí muchas horas de trabajo en esas salas, me ayudaron mucho en ese sentido. Sus intervenciones siempre tenían presente el respeto del procedimiento comunitario. Se revolvían inquietos cada vez que algún Estado miembro lo quería cortocircuitar en aras al sentido práctico, a la necesidad de un enfoque político, a la urgencia…a lo que fuese. El método comunitario, cuyo respeto defendían de manera rocosa, cualquiera que fuese el asunto del que se tratara, puede parecer una forma engorrosa, burocrática, árida y fría de hacer las cosas, pero esconde una lógica para mí aplastante: la búsqueda del punto de encuentro entre intereses dispares -a veces sólo en apariencia- en los que todos debemos ceder un poco para ganar mucho, dentro de un terreno de juego de dimensiones precisas y con unas normas bien definidas que todos debemos respetar.
 
Más de una vez pensé durante todos los años que viví en Bruselas, que en esas salas de reunión estábamos rindiendo homenaje a los fundadores del proyecto europeo. Ellos pensaron en los horrores de la guerra y, pertrechados en valores nobles y en un sentido práctico envidiable, idearon una potente máquina de pactar, evitando que la diferencia de intereses degenerara en conflictos.
 
Por eso, no he podido dejar de pensar en mis colegas belgas cuando hace poco vi que, cien años después de la masacre, se había levantado un memorial en Dinant en recuerdo de los hechos de agosto de 1914 en el que un lema corona la inscripción de los nombres de las víctimas civiles: ‘La paz no se desea, se hace’.
 

20161107_2Trabajandoengrupo_MonumentovictimasenDinant.jpg
Mémorial aux vìctimes du 23 août 1914. Dinant (Bélgica)

 

 

Twitter@MAECgob

  • 17 oct @MAECgob * RT @FundConEspEEUU: Lunes 23 octubre, 9 a 14 horas analizaremos fenómeno "Disrupción digital: redefinición empresarial y transformación soc…
  • 17 oct @MAECgob * RT @HablamosdEuropa: La posición de #España ante el #Brexit https://t.co/ro9vNyFazo
  • 17 oct @MAECgob * Hoy, Día Internacional para la #ErradicaciónDeLaPobreza. Trabajamos para una sociedad pacífica e inclusiva… https://t.co/OpRKjvumAO
  • 16 oct @MAECgob * Asumimos la responsabilidad de contribuir a mejorar la eficacia de la protección internacional de todos los #ddhh… https://t.co/LFzXPQA79J
  • 16 oct @MAECgob * Ante la llegada del huracán #Ophelia a #Irlanda, sigue recomendaciones de autoridades locales y @EmbEspDublin : https://t.co/kUkvU2AfF1
  • 16 oct @MAECgob * Recordamos ☎️ Emergencia Consular #Lisboa (00351) 91 726 74 02 y #Oporto (00351)96 538 65 47. Sigue recomendaciones… https://t.co/OQ0dE4B6WH
  • 16 oct @MAECgob * RT @SpainUN: Hoy es el gran día: elecciones al Consejo de @UNHumanRights. No te pierdas las votaciones #live: https://t.co/XhaOx93EJ1 #Spai…
  • 16 oct @MAECgob * RT @EUCouncilTVNews: Arrival and doorstep of @AlfonsoDastisQ #ES at #FAC on #Catalonia https://t.co/3w0YRW0cB2
  • 16 oct @MAECgob * Consejo de Asuntos Exteriores #CAE en Luxemburgo. Temas de agenda: #Irán #Turquía #CoreaDelNorte #DerechosHumanos… https://t.co/69UmerDf4u
  • 16 oct @MAECgob * RT @UeEspana: DECLARACIONES ministro @AlfonsoDastisQ @MAECGob a su llegada al #Consejo de #Exteriores #FAC @EUCouncil en #Luxembu… https://…
  • 16 oct @MAECgob * RT @GarciaCasasF: Celebro con #Centroamerica su Día de la #IntegracionSICA @sg_sica @MAECgob https://t.co/qW6qf1mi7A vía @youtube https://t…
  • 16 oct @MAECgob * Más de 200 muertos por atentando terrorista en #Mogadiscio #Somalia. Nuestra más enérgica condena: https://t.co/TUm96I2XpJ
  • 15 oct @MAECgob * ¿Quieres estar al día de las vacantes en #OrganismosInternacionales? Mira las oportunidades de esta semana ▶️… https://t.co/9eW8phrKqS
  • 14 oct @MAECgob * Nuestro consulado en San Francisco está informando sobre los #incendios en #California. Sigue @ConsuladoEspSF si e… https://t.co/o2aiSebKTB
  • 14 oct @MAECgob * El lunes 16 se celebrarán las elecciones al Consejo de Derechos Humanos #CDH #DDHH España opta a una de las plazas https://t.co/v8RwKYEhJd
  • TWITTER
  • FACEBOOK
  • YOUTUBE
  • FLICKR
  • Instagram
  • Twitter SpainMFA
  • BLOGS
  • ATLAS DE REDES SOCIALES
  • PARTICIPACIÓN CIUDADANA
  • TRANSPARENCIA
  • MAEC / Sede Palacio de Santa Cruz
    Plaza de la Provincia, 1
    28012 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • MAEC / Sede Palacio de Viana
    Duque de Rivas, 1
    28071 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • MAEC / Sede Torres Ágora
    Serrano Galvache, 26
    28033 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • AECID
    Avda. Reyes Católicos, 4
    28040 MADRID
    Tfno: 91 583 81 00 / 01
    Fax: 91 583 83 10 / 11
  • Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios
    C/ Pechuán, 1
    28002 MADRID
    Tfno: 91 379 17 00
Gobierno de España
©Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación
Portal gestionado por la Oficina de Información Diplomática