Buscar una entrada

Blog "El zumo del BAOBAB"
7NOVIEMBRE2016
Sobrevolar el Sahel

​​Acabamos de despegar del aeropuerto de Djamena, capital de la república del Chad. Estoy tratando de escribir el borrador de comunicado de prensa sobre la reunión que nos ha traído hasta aquí: “El Secretario de Estado de Asuntos Exteriores ha pronunciado un discurso en…”

​Trato de componer en el portátil una frase medio coherente, pero –como me sucede cada vez que vuelo a un sitio por vez primera- los ojos se me escapan por la ventanilla. En el caso de este vuelo, se sumergen el bosque tropical que circunda la pista de despegue, de un verde tupido y grisáceo, como de piscina abandonada.

 

Sahel en árabe significa orilla. Y es precisamente eso: el rompeolas de vegetación donde termina el mar de arena del Sáhara. “Esta es una tierra tan fértil que entierras un lápiz y se pone a echar brotes”, me ha comentado nuestro Cónsul Honorario en el trayecto en coche de camino a la Cumbre. Aunque sigamos en la estación seca, la vegetación aprovecha cualquier resquicio, cualquier esquina, cualquier solar entre dos casas, para ganarle la partida al paisaje urbano. Un paisaje entre caótico y apacible, salpicado de tapias y de techos de uralita y de antenas parabólicas. Unas calles sin pavimentar donde los transeúntes se desplazan en bicicleta, o en carro, o arracimados en furgones que hacen las veces de autobuses, ajenos al humo espeso de los tubos de escape. 

 

En el avión del regreso nos acompaña el delegado francés, un buen amigo de nuestro país al que hemos encontrado en el aeropuerto contando las horas, en espera de un remplazo para su vuelo cancelado. Lo llevamos hasta Madrid, y luego él seguirá hasta a París por sus propios medios. Vuelvo a mi borrador de comunicado: “El Secretario de Estado se ha reunido con su homólogo en los márgenes de…” Echo otro vistazo a una ventanilla que, por su tamaño, más bien parece una lupa con pretensiones: poco a poco, el verde irrefutable del despegue va dejando paso a un ocre desteñido, preludio del desierto del Sáhara.

 

Lo que nos ha traído a todos hasta Chad es la Cumbre de los cinco países del Sahel, el llamado “G-5”. Es la organización internacional más joven del continente africano. En la retórica de los jefes de estado sahelianos se mezclan aún iniciativas de seguridad y desarrollo con proyectos faraónicos sobre ferrocarriles trasahelianos y vuelos “Air Sahel”. Unas llevarán más tiempo que otras, pero poco importa: lo importante es el entusiasmo creativo con el que estos países –algunos entre los más pobres del mundo- han decidido hacer frente a sus problemas comunes. Es el epítome del viejo principio de apropiación ´-“soluciones africanas para los desafíos africanos”´- que desde España y otros países europeos apoyamos con firmeza.

 

Los retos de los países sahelianos son múltiples. Para empezar, habitan una región difícilmente definible. Para los geógrafos, abarca desde Mauritania hasta Sudán. Para los historiadores, es impensable sin países como Senegal o Nigeria. Para los estrategas militares, es la zona comprendida entre Libia, Mali y el Lago Chad. Para algunos organismos internacionales son cinco países contiguos: Mauritania, Mali, Níger, Chad y Burkina Faso.

 

Pero los retos no son sólo de definición: ciertos sectores de la sociedad saheliana tienen una percepción de riesgos y amenazas muy alejada de la europea. Se trata de poblaciones nómadas, cuyo medio de vida consiste en portar mercancías a través del desierto, y que son refractarias a la injerencia de sus propias capitales. Para nuestro imaginario colectivo, la amenaza son los tráficos ajenos a la economía formal –que a veces alcanzan incluso las armas, los estupefacientes o la trata de seres humanos- y para combatirlos apostamos por reforzar las estructuras y la presencia del estado. Pero a veces, los estados se quedan cortos: las capitales sahelianas no logran abarcar un territorio tan extenso que en él cabría holgadamente toda la Unión Europea. Como hace poco me decía un oficial del ejército alemán: nosotros seguimos viendo el Sahel desde nuestra óptica, que es la del mapa político a distintos colores. En realidad, hay zonas del Sahel que estarían mejor representadas en un mapa europeo…del siglo XIII. 

 

De repente, el paisaje se llena como de manchas de leopardo. Estamos pasando por encima del Lago Chad. Una masa de agua que a lo largo de su historia ha ido dilatándose y contrayéndose, pero que ahora –merced a la combinación de los ciclos naturales con el cambio climático- ha alcanzado el punto más bajo de su historia: le queda apenas un 10% del volumen de hace cincuenta años. Pues bien, en ese lago desahuciado, convertido en miles de islas diminutas y cenagosas, hoy en día se vive una de las mayores crisis humanitarias del planeta. Más de tres millones de personas –nos lo acaban de repetir en la conferencia- han llegado a sus orillas huyendo del  hambre, la carestía y el terrorismo de Boko Haram. Es una población sin medios, sin recursos y sin perspectivas. Un aluvión masivo de seres humanos que ha duplicado y hasta triplicado su población de varias ciudades ribereñas. “Llegaron de repente, y yo creo están aquí para quedarse…”, me comenta un funcionario de ACNUR, insinuando que lo que todos tenemos por un fenómeno efímero, es, en realidad, un éxodo rural fuera de control.

 

El Sahel, que antes de 2013 –crisis de Mali- apenas aparecía en los medios, figura hoy en el “top ten” de cualquier revista de política internacional. Fruto de ese interés inusitado, La comunidad internacional ha tejido una maraña de hasta dieciséis estrategias sahelianas: la Unión Europea, la Unión Africana, el ECOWAS, la Comisión de los Grandes Lagos, el Banco Africano del Desarrollo…Todos estamos aquí, con nuestro propio documento estratégico bajo el brazo, tratando de ayudar y al mismo tiempo de coordinarnos. Somos presa de una enorme sensación de urgencia y de una gran desazón por la magnitud de los retos. Y lo malo es que el tiempo corre, y la opinión pública no concede a cada crisis más que los diez minutos de gloria warholianos. Pero no nos engañemos: los desafíos y lo problemas del Sahel no durarán diez minutos. También ellos están aquí para quedarse, por más que  otras urgencias los acaben desplazando de nuestro telediario.

 

Se va haciendo de noche. Mientras navegamos hacia Libia, se apodera del paisaje un violeta cada vez más rojizo. Es señal inequívoca de que -a cientos de kilómetros al oeste-  la antracita del Atlántico está prendiendo con los rayos del último sol que se verá hoy en tierras africanas. “Llevo muchos años viajando por el Sahel, y os aseguro que no hay puestas de sol como las de esta parte del mundo.” –nos dice el viejo diplomático del Quai d’Orsay mientras observa por su ventanilla- “apuesto a que Monet no las habría pintado mejor”.

 

…Dicha por un francés, esa frase tiene su mérito.

 

 
 
 20161107_SobrevolarelSahel.jpg
Sobre las dunas del Sáhara

 

 


 

Twitter@MAECgob

  • 17 dic @MAECgob * ⚓️ ¿Sabías que fuimos los primeros en la historia en cruzar el océano #Pacífico de oeste a este hace unos 500 años?… https://t.co/UcdyUil7pm
  • 16 dic @MAECgob * RT @AlfonsoDastisQ: #Siria, la única opción es la solución política del conflicto. Es vital que las partes se impliquen urgentemente y de b…
  • 16 dic @MAECgob * RT @FIIAPP: #Túnez es un país ... #diferente. Hablamos con el embajador de España, Juan López-Dóriga https://t.co/gHDAfWz7XE
  • 16 dic @MAECgob * La Oficina de #Análisis y Previsión del #MAEC publica “Una historia a rescatar” reseña del libro de Elvira Roca “Im… https://t.co/6PKfC2BhID
  • 15 dic @MAECgob * Negociaciones en Ginebra sobre la #paz en #Siria🇸🇾 ▶️ Lamentamos la falta de resultados de la última ronda negociad… https://t.co/sylNUEUWED
  • 15 dic @MAECgob * @Holaiquetal Hola Mireia. En nuestra web y RRSS figura desde hace días la ampliación del plazo de voto para votante… https://t.co/NUDhwli69y
  • 15 dic @MAECgob * RT @marianorajoy: La dimensión social, educativa y cultural es clave en las políticas de la UE. Impulsamos iniciativas para reducir la brec…
  • 15 dic @MAECgob * RT @JorgeToledoAlb: Ya tenemos acuerdo oficial de los líderes de UE27 en @EUCouncil: ✔️Hay progresos suficientes en negociaciones #Brexit a…
  • 15 dic @MAECgob * Renovamos nuestro compromiso con @UNRWA y contribuimos con 2m€ a su presupuesto general, destinado a financiar prog… https://t.co/BX8hft6IIv
  • 15 dic @MAECgob * 🌐¿Por qué es importante la Organización para la prohibición de las #ArmasQuímicas #OPAQ? 🔉Escucha al Director Gene… https://t.co/V1lbA0crGL
  • 14 dic @MAECgob * RT @EmbEspSenegal: La Reina Letizia ha concluido su visita de cooperación a Senegal. ¡Gracias por difundir en España y en el propio Senegal…
  • 14 dic @MAECgob * RT @EmbajadaEspNZ: Esta es la urna que recibirá los primeros votos para las elecciones catalanas en todo el mundo. Todo listo para #21D en…
  • 14 dic @MAECgob * 🇪🇸 🇯🇵 En 2018 España y #Japón celebran 150 años de relaciones diplomáticas. 🎎 El año que viene se desarrollarán en… https://t.co/OqJ9HQtlsQ
  • 14 dic @MAECgob * RT @HablamosdEuropa: Hoy Consejo Europeo, #Brexit, #Defensa, #Migración, asuntos sociales, asuntos exteriores, #educacion, #cultura ¡Conoce…
  • 13 dic @MAECgob * 🇪🇺La defensa europea está conviertendose en una realidad. 🗣Únete a la conversación con @FedericaMog & @javiersolana… https://t.co/3LBamdn1mG
  • TWITTER
  • FACEBOOK
  • YOUTUBE
  • FLICKR
  • Instagram
  • Twitter SpainMFA
  • BLOGS
  • ATLAS DE REDES SOCIALES
  • PARTICIPACIÓN CIUDADANA
  • TRANSPARENCIA
  • MAEC / Sede Palacio de Santa Cruz
    Plaza de la Provincia, 1
    28012 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • MAEC / Sede Palacio de Viana
    Duque de Rivas, 1
    28071 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • MAEC / Sede Torres Ágora
    Serrano Galvache, 26
    28033 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • AECID
    Avda. Reyes Católicos, 4
    28040 MADRID
    Tfno: 91 583 81 00 / 01
    Fax: 91 583 83 10 / 11
  • Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios
    C/ Pechuán, 1
    28002 MADRID
    Tfno: 91 379 17 00
Gobierno de España
©Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación
Portal gestionado por la Dirección General de Comunicación e Información Diplomática