​La cúpula de San Francisco el Grande domina la silueta de Madrid en "La Pradera de San Isidro", que Goya pintó en 1788
Historia
 
La Iglesia dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, llamada comúnmente  San Francisco el Grande, se erigió a finales del siglo XVIII sobre el emplazamiento de un convento e iglesia anterior de la Orden Franciscana, que según la tradición fue fundado por el propio San Francisco de Asís en el año 1217 sobre una ermita anterior dedicada a Santa María.
 
Cuando Felipe II convirtió Madrid en capital del reino, en 1561, el convento ganó en riqueza e importancia.
 
 
 Detalle del Manzanares y del convento de San Francisco del plano de Madrid de Pedro Teixeira, de 1656. (Pinche en la imagen para ampliar)
 
 
 El actual San Francisco el Grande nace tras la demolición en 1760 de estos edificios para dar lugar a una iglesia y convento más grandes.
 
Hubo un primer proyecto, encargado por la Orden a Ventura Rodríguez, arquitecto ya muy acreditado en esos años, seguidor y discípulo de Juvara y colaborador de Sachetti en el Palacio Real, que plantea una iglesia de planta de cruz latina con tres naves y su correspondiente crucero y rematadas por dos torres. Se trataba de un proyecto de indudable mérito, con un planteamiento de transición entre el barroco y el neoclásico que iban introduciendo en España los arquitectos italianos, con influencias de la cúpula de S. Pedro de Roma y de la basílica de Superga de Turín (Juvara), con órdenes de doble altura, colocación regular de huecos y tratamiento simple de cornisas en las fachadas.
 
La comunidad franciscana rechazó el proyecto y confió al fraile franciscano Fr. Francisco Cabezas, autor de varias iglesias en Alcoy, Alicante, o Sueca, el diseño de un nuevo proyecto de planta circular, imitando el edículo del Santo Sepulcro de Jerusalén, según un primer diseño del Capitán de Ingenieros, D. José de Hermosilla. Los planos fueron presentados a la Academia de San Fernando (que había sido fundada en 1752) surgiendo algunas voces críticas, entre ellas la de Ventura Rodríguez.
 
Con algunas correcciones solicitadas por el Arquitecto Mayor del Ayuntamiento, Juan Bautista Sachetti, el proyecto fue finalmente aprobado y a finales de 1761 dio comienzo la obra. Los trabajos prosiguieron ininterrumpidamente durante siete años hasta la misma cornisa que inicia la cúpula.
 
En 1768 la Academia de Bellas Artes de San Fernando, que seguía de cerca las obras, suspendió los trabajos para volver a estudiar a fondo el proyecto del fraile franciscano; se alegaba falta de solidez y defectuosa construcción. Francisco Cabezas decidió retirarse a Valencia y de nuevo se paralizaron las obras.
 
En este período en la Academia se presentaron una serie de propuestas y contrapropuestas por parte de notables arquitectos de la época como Francesco Sabatini o Juan Tamí. Mientras tanto, el arquitecto zaragozano Antonio Plo, saltándose la prohibición de la Academia, intervino continuando las obras. La cúpula se terminó en 1770, y nuevamente se pararon las obras. A la vista de varios informes presentados por Diego Villanueva y Ventura Rodríguez, que eran muy críticos con los trabajos ejecutados por Cabezas y Plo, en 1769 la Academia elevó una propuesta al rey Carlos III sugiriendo que se encargara a Sabatini la terminación de los trabajos.
 
Ante el encarecimiento de los costos, el Comisario de Tierra Santa recurrió y obtuvo de la Santa Sede autorización para utilizar parte de las limosnas de Tierra Santa con el fin de cubrir los gastos de las obras. Mientras tanto, el Monarca había ordenado por esos años una auditoría sobre la gestión económica de la Comisaría de Tierra Santa.
 
Al estimar que este recurso a la Santa Sede incidía en las prerrogativas del Patronato Real, pues se había procedido saltándose el “pase regio”, Carlos III dictó una serie de medidas para controlar mejor estos fondos, medidas que desembocaron en la Real Cedula de 17 de septiembre de 1772, en virtud de la cual la Obra Pía de los Santos Lugares, que la Santa Sede tenía encomendada a la Orden Franciscana, pasó a depender del Patronato Real.
 
La Comunidad Franciscana tuvo que aceptar la nueva situación y, en consecuencia, en 1774 envió un memorial al Rey pidiendo su intervención para poder terminar la Iglesia. Tras un nuevo proceso de consultas y la obtención de un Breve de Pío VI -esta vez solicitado por el propio monarca a través del Embajador en Roma, el Conde de Floridablanca- a fin de poder dedicar fondos adicionales de dicha Comisaría para terminar el edificio, se encarga la continuación de estos trabajos a Sabatini, quien presenta unos nuevos planos en 1776. En ellos se introducen algunos cambios sobre la obra ya ejecutada, suprimiendo las dos torres que se iniciaron en el presbiterio, decoraciones interiores y fachada.
 
Bajo la dirección de Miguel Fernández, la iglesia se termina en 1784 y en esa fecha se hizo la entrega a los franciscanos. Poco después, en escritura de 5 de julio de 1785, Carlos III declaró que tanto la iglesia como el convento estaban sometidos al Patronato Real.
 
 
Interior original del templo, sin decoración, y con La Porciúncula de Francisco Bayeu en el altar mayor 
 
La iglesia queda terminada, como figura en los grabados de la época, con una decoración simple, sin adornos ni estatuas en el presbiterio; solamente el óleo de La Porciúncula que Bayeu pintó expresamente para San Francisco el Grande. El resto de las capillas contenían cuadros de carácter religioso sobre el altar de cada una y se encargaron a Francisco de Goya, Mariano S. de Maella, Gregorio Ferro, Antonio González Velázquez y José del Castillo.
 
El edificio quedó severamente dañado durante la invasión de Napoleón, al ser incautado y saqueado por las tropas de Murat, quienes desalojaron a los franciscanos y lo ocuparon durante varios meses. Se producen cambios de usos de habitaciones, transformación de locales en cuadras, etc. También se retiraron los cuadros pintados expresamente para la decoración del convento, así como objetos de carácter religioso. En 1812 hay un intento del rey José Bonaparte de convertirlo en hospital, y luego en salón de sesiones, pero ninguna de estas iniciativas llega a buen puerto. Tras el Tratado de Valencay, de 1813, la Orden franciscana retorna al edificio, que se encontraba bastante destruido y alterado.
 
En julio de 1834 se produce el asalto al convento por una turba, bajo la acusación de que había envenado las aguas públicas de Madrid, resultando muertos 34 de los moradores. Poco después se dictan las medidas exclaustradoras, con la consiguiente expulsión de los frailes franciscanos –salvo el Comisario de Tierra Santa– y el cierre del convento y la iglesia. Por ley de 6 de noviembre de 1837 se decidió el establecimiento de un Panteón Nacional de Hombres ilustres, aunque  no se tomó en esos años ninguna medida para implementarlo. 
 
La exclaustración y la desamortización iniciaron una época de decadencia para la Iglesia. Las autoridades diocesanas nombraron distintos capellanes y sacristanes que consiguieron mantener el culto con grandes esfuerzos. Mientras tanto el convento quedó convertido en cuarteles.
 
En 1855, a impulso de Antonio Cánovas del Castillo, que durante el gobierno de Espartero había entrado en el Ministerio de Asuntos Exteriores como jefe de negociado, se produce una reforma de la basílica de cierto alcance: un presbiterio de mármol, con su altar y tabernáculo, ensanche del atrio, renovación del órgano, y la reparación de puertas, sillería del coro y cuadros de las capillas.
 
Ello determinó el cierre de la iglesia durante unos años hasta que nuevamente se reabrió en 1860. Con la revolución de septiembre de 1868, por la ley de 6 de noviembre, se recuperó la idea de convertir el templo en Panteón Nacional de Hombres ilustres. A pesar de que finalmente se desestimó el proyecto, se trasladaron los restos de algunos insignes personajes como Garcilaso de la Vega, el Gran Capitán, Quevedo, Ventura Rodríguez o los del Almirante Gravina. Abandonada la idea, los restos volvieron a sus antiguos emplazamientos.
 
 
Grabado de 1874 que representa el traslado de los restos de Calderón de la Barca a su anterior lugar de descanso en el cementerio de San Nicolás
 
Con la restauración y el ascenso de Antonio Cánovas del Castillo, a la Presidencia del Gobierno, en 1877 se abre una nueva época para la Basílica. En esos años, se celebran algunas ceremonias litúrgicas importantes como las honras fúnebres por las víctimas de la recientemente terminada guerra carlista, las dedicadas a Pío IX, el 12 de junio 1878, y sobre todo las de la Reina doña Mercedes, el 17 de julio; estos eventos ponen en contraste la magnificencia del templo y la pobreza de la decoración.
 
Por interés directo del presidente de Gobierno y su Ministro de Estado Manuel Silvela, siendo Director de la Obra Pía Jacobo Prendergast, se inició en 1881 un ambicioso proyecto de restauración y decoración  de la Iglesia, tal como hoy lo podemos contemplar. Se encarga la dirección arquitectónica a Simeón Avalos, la pintura histórica a Carlos Luis Ribera y la ornamentación a José Marcelo Contreras y Muñoz. Con ellos colaboraron eminentes artistas de la época, que crearon en ornamentación interior, las obras más destacadas y representativas del eclecticismo artístico de entonces.
 
Sin estar concluidas las obras proyectadas entonces, la iglesia se abre al culto a principios de 1889, encargándose de los servicios religiosos un cabildo de sacerdotes del clero secular. Por Real Decreto de 20 de septiembre 1926, la Orden Franciscana vuelve al edificio.
 
Durante la Guerra Civil (1936-1939) el templo queda bajo la protección de la Junta del Tesoro Artístico y se destina a almacén de obras de arte.
 
 
 Interior de la Basílica durante la Guerra Civil. (Pinche en la imagen para ampliar)
 
Al finalizar la Guerra Civil el convento se había convertido en un cuartel y se abandona. Se comienza entonces una restauración urgente y años más tarde se prevé otra general que no se llevaría a cabo.
 
Durante los años 60 se proyecta la Gran Vía de San Francisco para unir la calle Bailén con la Puerta de Toledo y circunvalar Madrid con las rondas (de Toledo, de Atocha, etc.).
 
El Convento levantado por Sabatini, deteriorado y empleado como cuartel, obstruía la futura vía y fue demolido totalmente. En su lugar hay ahora un jardín de dalias.  
 
En 1962 el templo fue consagrado al culto de Nuestra Señora de los Ángeles, y en 1965 Juan XXIII elevó la iglesia a la dignidad de Basílica Menor. El edificio tiene además consideración de Bien de Interés Cultural en virtud del Real Decreto de 10 de octubre de 1980.

Twitter@MAECgob

  • 30 sep @MAECgob * RT @SpainUN: Por 1⃣ra vez en la historia de @ONU_es 🇺🇳, los líderes 🌍 no han podido estar en persona en la #AGNU. ➡ Pero esto no ha impedi…
  • 29 sep @MAECgob * La #SECI @AMorenoBau ha participado hoy en la reunión informal de ministros de Desarrollo de la #UE 🇪🇺. ↪ El encuen… https://t.co/8w8Jzif29i
  • 29 sep @MAECgob * RT @cristinagallach: Ser capaces de estructurar las grandes agendas globales sólo se puede hacer en el marco de las Naciones Unidas 👇 -La A…
  • 29 sep @MAECgob * RT @sanchezcastejon: Hoy, en el marco de #UNGA75, he participado en la Reunión de Alto Nivel sobre Financiación al Desarrollo. He propuesto…
  • 29 sep @MAECgob * España saluda el acuerdo del 27 de septiembre entre el gobierno internacionalmente reconocido de #Yemen y los hucíe… https://t.co/nG1l8LdcuL
  • 29 sep @MAECgob * ✈️🚫 Restricciones a los viajes de ciudadanos provenientes de #España ⤵️ ℹ️ Consulta en nuestra web la lista actual… https://t.co/O1WuWOWb0d
  • 29 sep @MAECgob * RT @AMorenoBau: Productiva reunión con la subsecretaria de Cultura, Andrea Gavela; las directoras del @INAEM_Cultura, Amaya de Miguel, y de…
  • 29 sep @MAECgob * 🗨️🇺🇳 La #SEAEIC @cristinagallach participa hoy junto a @SusanaMalcorra, @S_MullerUNHCR, @and_rizzi y @unicef_es en… https://t.co/J0euzjAFTO
  • 29 sep @MAECgob * RT @cristinagallach: Feliz 71 Aniversario de la Fundación de la República Popular China. Nuestros mejores deseos a toda la comunidad china…
  • 29 sep @MAECgob * La Segunda Introductora de Embajadores del @MAECgob ha recibido hoy las Copias de Estilo de las Cartas Credenciales… https://t.co/IKiNfcQlce
  • 29 sep @MAECgob * Hoy a las 15:30 h ➡️ Evento paralelo de @ONUMujeres en la #UNGA sobre la #ViolenciaDeGénero en el contexto del… https://t.co/0guyLvNRYq
  • 29 sep @MAECgob * RT @AECID_es: Director #AECID @MartinezSoliman ha participado en reunión de alto nivel sobre violencia sexual y de género en crisis humanit…
  • 28 sep @MAECgob * La ministra @AranchaGlezLaya ha presidido el evento paralelo de Alto Nivel "Justicia Económica y Derechos: 25 años… https://t.co/aGKpfe0Gn1
  • 28 sep @MAECgob * ▶️ Necesitamos avanzar en la reforma para que el Consejo de Seguridad de la @ONU_es sea un órgano más representativ… https://t.co/5Y8G7d0OE1
  • 28 sep @MAECgob * La #SEAEIC, @cristinagallach, ha participado en el desayuno ministerial del grupo Unidos por el Consenso para inter… https://t.co/El71ShnbqT

Destacados

  • Inscríbete en el Registro de Viajeros
  • Recomendaciones de Viaje
  • Fichas por país
  • Información para candidatos
  • Inscríbete en convocatorias UE
  • Búsqueda de puestos vacantes
  • Convocatorias en la UE
  • Atlas Redes Sociales
  • Embajadas y Consulados
  • Sede Electrónica
  • Página de Participación Ciudadana
  • Página Portal de Transparencia
  • Sede Palacio de Santa Cruz
    Plaza de la Provincia, 1
    28012 MADRID
    Tel: +34 91 379 97 00
  • Sede Palacio de Viana
    Duque de Rivas, 1
    28071 MADRID
    Tel: +34 91 379 97 00
  • Sede Torres Ágora
    Serrano Galvache, 26
    28033 MADRID
    Tel: +34 91 379 97 00
  • Sede Pechuán
    C/ Pechuán, 1
    28002 MADRID
    Tel: +34 91 379 17 00
  • AECID
    Avda. Reyes Católicos, 4
    28040 MADRID
    Tel: +34 91 583 81 00 / 01
    Fax: +34 91 583 83 10 / 11
Gobierno de España
©Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación
Portal gestionado por la Dirección General de Comunicación, Diplomacia Pública y Redes
Premio Ciudadanía 2016
Premio Ciudadanía 2016