Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Más información en nuestra política de Cookies

Embajador

9 de marzo de 2022

Manuel María Lejarreta Lobo​


 

Queridos compatriotas:

Me gustaría comenzar enviando mis afectos a todos los españoles residentes en Angola, así como a quienes nos visitan en esta página. La Embajada de España en Angola está a su disposición. Como también estamos disponibles para los ciudadanos angoleños que se interesan por nuestro país en cualquiera de sus facetas, ya sean culturales, empresariales, turísticas. A través de la Embajada les podemos dar una cumplida información sobre el momento actual de España, de sus pueblos, de sus 17 comunidades autónomas y de sus dos ciudades autónomas.

En la Embajada, cubrimos la muy amplia gama de la relación entre dos naciones amigas desde que, en 1975, Angola consiguió la independencia. Uno de sus aspectos más sobresalientes es el económico y comercial. El comercio vincula, el comercio acerca, el comercio une. Así fue como los griegos llegaron a todos los puntos del Mediterráneo siglos antes de Jesucristo. Y con sus viajes transmitieron su cultura, su filosofía, sus costumbres, su modo de pensar.

Por ello, quiero enviar un saludo muy especial a los empresarios españoles y a sus representantes en Angola. Gracias a ellos, estamos creando una relación binacional ejemplar. El empuje empresarial es el que hace que las economías de nuestros dos países avancen, generen un mayor empleo, promuevan la prosperidad y, por añadidura, la llegada de nuevas empresas.

No quiero dejar de saludar de manera muy significativa a las personas que forman parte de las órdenes religiosas y de las ONGs. Muchas trabajan prestando su ayuda en los rincones más alejados y pobres. Su labor social y la enseñanza que prodigan son encomiables y gracias a ellas el nombre de España brilla hasta en el último punto de la geografía de Angola.

En definitiva, saludo a todos los compatriotas que, por uno u otro motivo, se encuentran en Angola. Estamos en un querido país, junto a un pueblo que ha ganado muy duramente la paz y la estabilidad. Ahora, Angola ha emprendido un decidido camino para luchar por la diversidad económica en busca de una prosperidad que alcance a todos de un modo más justo y equitativo. Angola es un país que, a pesar de la distancia física, es muy cercano a España. Podemos fácilmente mencionar los lazos culturales de raíz ibérica que nos unen. Pero ahora hay que contar también con dos economías que se complementan y tienen la voluntad de avanzar en conjunto. Esto es lo que da fuerza a nuestra relación.

Desde aquí animo a mis compatriotas españoles a que conozcan este bello país. Angola tiene un gran atractivo paisajístico, con parques naturales y playas inigualables. Y lo mismo cabe decir desde una perspectiva cultural, lo que ha sido puesto de manifiesto por la UNESCO al declarar al centro histórico de la ciudad de Mbanza Congo como patrimonio mundial de la humanidad.

En definitiva, las puertas de la Embajada están abiertas y nuestra disposición es máxima para construir una relación cada vez mejor. Con toda cordialidad.