El Marqués de Villalobar, primer Embajador de España ante Bélgica
 
En 1921, la legación española fue elevada al rango de Embajada, convirtiéndose D. Rodrigo de Saavedra y Vinent, II Marqués de Villalobar, en el primer Embajador de España ante Bélgica. Sus ingentes esfuerzos por atenuar los estragos de la Gran Guerra (1914-1918) sobre la población le valdrían un lugar destacado en el corazón de los belgas, quienes le honrarían a su muerte con un funeral de Estado, dedicándole posteriormente una calle en Bruselas y un busto en el Senado Bélgica. También la diplomacia española mantiene el recuerdo de Villalobar con una estatua en la Escuela Diplomática de Madrid y una placa en la Cancillería de la Embajada de España en Bruselas.
 
201807_HomenajeMarquesVillalobar.png
 
 
 
 
Marqués de Villalobar (5).jpg

A continuación, puede leer el discurso que la profesora belga Truus Van Bosstraeten, experta en la figura del Marqués de Villalobar, pronunció en el Senado belga en 2017.
 
El Defensor de los belgas: El Marqués de Villalobar y Bélgica durante la Primera Guerra Mundial.
 
Don Rodrigo de Saavedra y Vinent, Marqués de Villalobar, nació el 4 de enero de 1864 en Madrid. Pese a una infancia difícil, marcada por la enfermedad y por la discapacidad física, consiguió desarrollar una brillante carrera diplomática. Entre 1890 y 1909, trabajó como Secretario en las Embajadas de España en Washington, París y Londres (1890-1909), después como Ministro plenipotenciario en Washington (1909-1910) y en Lisboa (1910-1913). En marzo de 1913, el Marqués de Villalobar fue nombrado Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la Legación de España en Bruselas. Era una ciudad agradable, conocida como ‘el pequeño París’ debido a sus grandes avenidas, un destino diplomático tranquilo para terminar su carrera diplomática a lo grande.
 
Bélgica era una pequeña nación que permanecía ante todo neutral. Cuando Austria lanzó un ultimátum a Serbia el 25 de julio de 1914, el Marqués de Villalobar pensó que Bélgica no tendría nada que temer. Según algunas fuentes, el Marqués confesó a su homólogo estadounidense, Brand Whitlock: « En todo caso, ¡Bruselas ofrece un palco confortable desde donde observar el espectáculo europeo! ». No obstante, pocos días después del ultimátum austríaco se evidenció que la guerra se volvería inevitable incluso para la pequeña Bélgica neutral. El 4 de agosto a las 6 de la madrugada, Alemania declaró la guerra a Bélgica. Aquel día, el Marqués de Villalobar recibió un telegrama del Ministro Lema que le ordenó mantener la más estricta neutralidad. Esa actitud se volvería fundamental durante las semanas e incluso los años venideros. Las tropas alemanas avanzaron rápidamente, y el Rey de los belgas y su gobierno decidieron retirarse a Amberes, ciudad fortificada. En ese momento, el Marqués de Villalobar y su homólogo estadounidense, Brand Whitlock, tomaron una decisión audaz. Con el apoyo de sus respectivos gobiernos decidieron permanecer en Bruselas como agentes diplomáticos neutrales, pese a que los demás diplomáticos habían seguido al gobierno belga a Amberes.
 
Marqués de Villalobar (21).jpg
El Marqués de Villalobar, con el Alcalde de Bruselas, Sr. Adolphe Max, visitando los puestos de flores de la Grand Place, después de la entrega a las floristas de los quitasoles enviados por S.M. La Reina Victoria Eugenia. Fuente: Diario ABC (Foto Parfonry).  
 
Cuando el Cuerpo Diplomático salió de Bruselas el 17 de agosto, Villalobar y Whitlock asumieron las obligaciones de las demás legaciones de los países beligerantes. A partir de aquel momento, el Marqués de Villalobar se hizo responsable de las legaciones francesa y rusa, lo que implicaba que defendía los derechos de los ciudadanos españoles, franceses y rusos en Bélgica. Junto a estas responsabilidades, Villalobar y Whitlock, al permanecer en Bruselas, se comprometieron también a proteger a los ciudadanos belgas. La primera acción en ese sentido consistió en evitar que Bruselas, una ciudad difícil de defender, fuera invadida y destruida por las tropas alemanas. Barajaron la posibilidad con el entonces alcalde de Bruselas, Adolphe Max, de entregar la ciudad a los alemanes sin librar batalla alguna. Gracias a su intervención, Adolphe Max logró convencer al gobierno belga de que entregara Bruselas y así salvar la vida de miles de bruselenses.
 
Al principio de la guerra se hizo evidente que Bélgica sufría graves problemas de abastecimiento. El país dependía de la importación de productos alimenticios pero el bloqueo por parte de los países aliados hizo que el peligro de una hambruna se volviera real. El Comité National de Secours et d’Alimentation (el Comité Nacional de Socorro y de Alimentación, CNSA) y la Commission for Relief in Belgium (la Comisión para la Ayuda a Bélgica, CRB) fueron creadas para organizar el abastecimiento de víveres. La CRB coordinaba la ayuda alimentaria en Estados Unidos y la transportaba a través de Londres y de los Países Bajos hacia Bélgica. Entre otros artículos de primera necesidad el CNSA distribuía harina en Bélgica. Destaca el papel fundamental del Marqués de Villalobar como Ministro valedor del Comité Nacional. Su neutralidad y sus relaciones amistosas tanto con los países del Eje como con los Aliados le permitieron negociar continuamente la supervivencia del CNSA a lo largo de los cuatro años que duró la guerra. Los Aliados querían suprimir este Nacional porque los alemanes no siempre ofrecían garantías suficientes y se temía que las tropas alemanas fueran a quedarse con la ayuda en lugar de la población belga. Los alemanes, a su vez, recelaban de la popularidad del Comité Nacional en Bélgica.
 
Marqués de Villalobar (14).jpg
 De izquierda a derecha, D. Rodrigo de Saavedra y Vinent, Marqués de Villalobar, Ministro Plenipotenciario español; D. Brand Whitlock, Embajador de EEUU en Bélgica; y D. Maurits van Vollenhoven, Encargado de Negocios de los Paí­ses Bajos.
 
Las acciones del Marqués de Villalobar y de la Legación de España abarcaban tres ámbitos: la diplomacia, el abastecimiento y los servicios e intervenciones personales. Estas acciones se enmarcaban siempre dentro de un discurso patriótico. El Marqués quería honrar al Rey Alfonso XIII y a España. También otorgaba mucha importancia al honor y a la beneficencia. La perseverancia de Villalobar era inquebrantable. No dispongo de tiempo suficiente para explicar en detalle las acciones extraordinarias realizadas por el Marqués de Villalobar durante la guerra pero quisiera ofrecerles algunos ejemplos de cada campo de acción y demostrarles asimismo hasta qué punto estos ámbitos quedaban interconectados.
 
En 1915, las autoridades civiles alemanas crearon en Bruselas una división diplomática dirigida por Oscar von der Lancken-Wackenitz. Constituyó el reconocimiento oficial de la presencia de los diplomáticos neutrales en Bruselas. Entre el grupo de diplomáticos - que contaba con, por ejemplo, representantes de Italia, de Persia, de los Países Bajos y, por supuesto, de Estados Unidos -el Marqués de Villalobar ocupaba una posición preferente, el de presidente extraoficial. Era amigo de von der Lancken pero los demás diplomáticos también se dirigían a él cuando se producían incidentes. A finales de septiembre 1915, las autoridades alemanas descubrieron en Bélgica una red de la resistencia. Un arquitecto belga, Philipe Baucq, una enfermera inglesa, Edith Cavell, y tres damas francesas, Marie de Croÿ, Louise Thuliez y la baronesa Jeanne de Belleville, fueron detenidos al haber facilitado a determinados soldados heridos el retorno a las tropas aliadas. Ya se habían producido otros casos en los que Villalobar y Whitlock habían conseguido  con éxito convencer al Gobernador General y a von der Lancken para que rebajaran las imputaciones y para que trataran bien a los detenidos.
 
Esta vez fue diferente. El Gobernador General von Bissing se encontraba ausente y los poderes militares actuaron de inmediato ocultando que fueran a ejecutar el veredicto nada más finalizar el juicio a los miembros de la resistencia. Brand Whitlock se encontraba gravemente enfermo cuando su abogado recibió la noticia de que Edith Cavell sería ejecutada en pocas horas. Era el 11 de octubre 1915, tarde por la noche. El Marqués de Villalobar estaba cenando con el barón Léon Lambert. Whitlock envió a su abogado de Leval a buscarlo adonde Lambert. El Marqués se dirigió inmediatamente junto a dos representantes estadounidenses a von der Lancken que respondió que no podía hacer nada porque los militares coordinaban la acción. El Marqués de Villalobar estaba furioso. Exclamaba que, desde la tumba, Edith Cavell enviaría a más soldados al frente que desde su hospital. Exigió que von der Lancken llamara al Emperador, pero von der Lancken se negó a hacerlo. Ofreció, no obstante, negociar con el Comandante militar von Sauberzweig la suerte de la señora Cavell y del arquitecto Baucq. Este no quiso saber nada de un indulto y, a las pocas horas de que la delegación hubiera abandonado a los militares, Edith Cavell y Philipe Baucq fueron ejecutados. Fue un drama. La muerte de Cavell tuvo un impacto enorme, exactamente como había previsto el Marqués. No había conseguido salvar la vida de Cavell ni la de Baucq, pero gracias a sus intervenciones se salvaron las vidas de otros miembros de la red de la resistencia.
 
Edith Cavell (1).jpg
Edith Cavell, enfermera británica sentenciada a muerte por esconder en el interior de un hospital a dos centenares de soldados del bando aliado.
 
El año siguiente, 1916, se caracterizó por las acciones humanitarias. El Marqués de Villalobar y Brand Whitlock mediaron continuamente entre los belgas, los Aliados y las Potencias del Eje para asegurar el abastecimiento. Incluso llegaron a organizar un encuentro en la Legación estadounidense durante el que iban entrando y saliendo de dos salas que albergaban, respectivamente, a sendas delegaciones alemana y belga. El Marqués desempañaba el papel de mediador bastante mejor que los demás representantes neutrales. Con Alfonso XIII y con el Embajador de España en Berlín se oponía a la deportación de los desempleados belgas que había empezado en 1916. El número de deportaciones disminuyó y, a través de la Legación, se enviaron paquetes y libros a los ciudadanos retenidos en Alemania. También se ocuparon de la suerte de Henri Pirenne y Paul Frederick, académicos de la Universidad de Gante, que se habían alzado en contra del uso del neerlandés en la universidad. Después de su intervención, pudieron vivir tranquilamente en la ciudad universitaria de Jena. El Marqués de Villalobar intervino asimismo en numerosas negociaciones de paz que tuvieron lugar en 1916 y 1917, gracias a los buenos contactos con el Rey de los belgas, con los alemanes y con los Aliados. El Marqués anhelaba con ansias conseguir la paz, pues se veía confrontado a diario con las penurias que sufrían los belgas. Pese a sus esfuerzos, el Marqués no logró realizar su sueño: obtener una paz con unas condiciones favorables para Bélgica y conseguir un papel destacado para España como nación mediadora.
 
Persistió y no cejó en su empeño. Cuando Estados Unidos entró en la guerra a principios de 1917, ello no solo supuso una grave amenaza para el abastecimiento de Bélgica sino también un drama personal para Brand Whitlock y para Villalobar. Whitlock tuvo que abandonar Bruselas y el Marqués se quedó completamente solo, haciéndose cargo de todas las nacionalidades además de la protección de las organizaciones humanitarias. La Commission for Relief in Belgium fue sustituida por el Comité Hispano-Neerlandés. El Marqués de Villalobar y Maurice van Vollenhoven eran los Ministros valedores de la organización. Encontré una misma expresión en la correspondencia privada del Marqués con la que solía describir el enorme trabajo realizado durante los años 1917-1918: se sintió como una mula que cargaba con todo, no dormía más de tres horas diarias.
 
Tras la marcha de los estadounidenses, la Legación de España y el Marqués de Villalobar se volvieron si cabe aún más populares entre los ciudadanos belgas y las solicitudes de ayuda no cesaban nunca. Por aquel entonces, el Marqués de Villalobar empezó a ser conocido como el ‘Defensor de los belgas’ en la prensa y en la correspondencia.
 
Se hacía verdaderamente cargo de todo: una Garden party a favor de los huérfanos de la guerra, la protección de los caballos de raza de la familia Janssen, la desaparición del cartero de Malinas, la protección del castillo de Namur, los objetos albergados en los museos bruselenses… El Marqués incluso ponía en riesgo sus relaciones diplomáticas al enviar cartas personales de todo tipo a través de la valija diplomática. Todo ello solo fue posible gracias a que las partes creían que el Marqués de Villalobar era un aliado suyo. 
 
Marqués de Villalobar (2).jpg
 Tarjeta de invitación a un acto benéfico organizado por el Marqués de Villalobar, en aquellos momentos enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de España en Bélgica. 
 
Termino con una anécdota. Al principio de la guerra, un agricultor flamenco llevó a Jules Macaire, un soldado francés herido, a la Legación española, porque Villalobar había aceptado representar los intereses franceses en Bélgica. El soldado recibió los cuidados médicos necesarios e incluso llegó a trabajar algún tiempo como ordenanza en la Legación. Finalmente recibió un pasaporte español bajo el nombre de ‘Julio Sánchez’ y pudo regresar al frente. Entretanto, von der Lancken mencionaba en sus informes anuales que Villalobar era su mejor aliado en Bruselas y el más distinguido… ¡Evidentemente no supo jamás que, cada vez que se dirigía a la Legación, un soldado francés le abría la puerta!
 
El Marqués de Villalobar pudo desarrollar una acción tan sumamente versátil durante la guerra porque realmente era amigo de todos y aliado de ninguno. Después de la guerra, se le concedieron numerosos homenajes e insignias de honor. Entre ellos se encuentra un libro de oro con los nombres de todas las personas a las que había salvado y ayudado. Fue el regalo que más valoró. En 1921, la Legación fue elevada al rango de Embajada. El Marqués de Villalobar, Embajador de España en Bruselas, falleció cinco años más tarde.
 
Marqués de Villalobar (18).jpg
 Llegada de los restos mortales del ilustre Marqués de Villalobar, Embajador de España en Bélgica hasta la fecha de su fallecimiento, ocurrido en Bruselas. Fuente: Diario ABC, de julio de 1926 (Foto Zegri).
 
Esta breve ponencia no ha podido abarcar los detalles del alcance de sus acciones durante la guerra pero opino que la leyenda que figura en el monumento a Villalobar en Bruselas resume adecuadamente el sentimiento de agradecimiento del pueblo belga: ”Aunque sus cenizas para siempre se encuentren en otro lugar, esta tierra al menos guarda su recuerdo. Entregó su corazón a este pueblo mártir cuando la guerra destrozó las almas y las cosas”.  
 
Si quiere ver más fotos del Marqués de Villalobar y de su época en Bruselas, puede visitar nuestra galería de imágenes.
 
Marqués de Villalobar (10).jpgMarqués de Villalobar (3).jpg
 
 Busto del Marqués de Villalobar (arriba izquierda), ubicado en el Senado belga.
 
Monumento al Marqués de Villalobar (arriba derecha), en memoria del acto festivo organizado en beneficio de los huérfanos de guerra belgas y franceses en Val Duchesse (Bruselas), el 8 de septiembre de 1917.
 
 
Marqués de Villalobar (1).JPG
 

LOZANO, Á. (2009): El Marqués de Villalobar. Labor diplomática (1914-1918). Ediciones El Viso, Madrid. ISBN: 978-84-95241-72-6.

 

Libro Truus.jpg

 VAN BOSSTRAETEN, T. (2008): Bezet maar beschermd. Begië en de Markies van Villalobar tijdens de Eerste Wereldoorlog. Acco, Leuven. ISBN: 9789033471162

 

Twitter@EmbEspBelgica

  • 29 jul @EmbEspBelgica * ¿Te interesan las antigüedades egipcias?🏺 Vsita el @MANArqueologico y su #VitrinaCero en la que encontrarás esta má… https://t.co/aimOomQIAn
  • 29 jul @EmbEspBelgica * Spanje is herkozen als lid van de uitvoerende Raad van @IocUnesco Rafael González Quirós, onderdirecteur van… https://t.co/ITgvaLyJfK
  • 29 jul @EmbEspBelgica * L’Espagne a été réélue en tant que membre du Conseil exécutif de @IocUnesco Rafael González Quirós, sous-directeur… https://t.co/AMbeUyp2Sm
  • 29 jul @EmbEspBelgica * 🎉¡Ya ha empezado la 24ª edición de Jamboree⚜️ @2019_wsj! El campamento más grande del 🌎, al que asisten 500 Scouts… https://t.co/oyREBWca3f
  • 28 jul @EmbEspBelgica * Tijdens de Gentse Feesten kunt u enkele plekken ontdekken van de geboortestad van Karel I van Spanje🇪🇸 die normaal… https://t.co/wMQiQkeUnf
  • 28 jul @EmbEspBelgica * Pendant les Fêtes de Gand, vous pouvez découvrir des endroits de la ville natale de Carlos I d’Espagne 🇪🇸 qui norma… https://t.co/Gmdfb8MFmR
  • 28 jul @EmbEspBelgica * Hoy en nuestra #LecturaDeDomingo os recomendamos “Allende las ma(d)res” el nuevo poemario de Marianne Vincent que h… https://t.co/lKymQdqdMJ
  • 27 jul @EmbEspBelgica * L’été en Espagne 🇪🇸 est bourré des fêtes populaires comme la Tomatina de Buñol, Saint-Sylvestre en août à Bérchules… https://t.co/91YrFDp5W4
  • 27 jul @EmbEspBelgica * De zomer in Spanje 🇪🇸 is overvol van volksfeesten zoals de Tomatina van Buñol, oudejaar in augustus in Bérchules of… https://t.co/ktWzmCyltT
  • 27 jul @EmbEspBelgica * #Orihuela, #Valladolid, #Lucena y #LLiria, las 4 ciudades españolas candidatas a la Red @UNESCO_es de Ciudades Crea… https://t.co/9SpCrXIfMc
  • 27 jul @EmbEspBelgica * Más información sobre el Marqués de Villalobar en nuestra página web. https://t.co/mX3RzS5ahz https://t.co/Sbs0bJ65Kl
  • 26 jul @EmbEspBelgica * España y Bélgica apoyan activamente la campaña Corazón Azul de @UNODC que culmina el 30 de julio, Día Mundial contr… https://t.co/3mRL0m4Wwi
  • 26 jul @EmbEspBelgica * De wetenschappers van @uniovi_info 🇪🇸 werken aan het antwoord op de vraag hoe langer en beter leven dankzij een pro… https://t.co/bpNE1Z4yZ7
  • 26 jul @EmbEspBelgica * Les scientifiques de @uniovi_info 🇪🇸 s’occupent à trouver la réponse sur la question comment vivre plus longtemps e… https://t.co/L0VCTddqID
  • 26 jul @EmbEspBelgica * ¡Naturaleza, ciudades con encanto, historia, cultura y mucho más en Valonia! 🌟🇧🇪 🔊 Hoy, en nuestro #FollowFriday te… https://t.co/dc86H2Nhpy

Destacados

  • La Embajada: funciones e historia
  • Relaciones bilaterales entre España y Bélgica
  • El marqués de Villalobar, primer embajador de España ante Bélgica
  • Marca España
  • Consejería de Cultura
  • Instituto Cervantes
  • Cuenta de Twitter del Ministerio en Inglés
  • Blog del Ministerio
  • ATLAS
  • Página de Participación Ciudadana
  • Página Portal de Transparencia
  • MAEUEC / Sede Palacio de Santa Cruz
    Plaza de la Provincia, 1
    28012 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • MAEUEC / Sede Palacio de Viana
    Duque de Rivas, 1
    28071 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • MAEUEC / Sede Torres Ágora
    Serrano Galvache, 26
    28033 MADRID
    Tfno: 91 379 97 00
  • AECID
    Avda. Reyes Católicos, 4
    28040 MADRID
    Tfno: 91 583 81 00 / 01
    Fax: 91 583 83 10 / 11
  • Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares
    C/ Pechuán, 1
    28002 MADRID
    Tfno: 91 379 17 00
Gobierno de España
©Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación
Portal gestionado por la Dirección General de Comunicación e Información Diplomática
Premio Ciudadanía 2016
Premio Ciudadanía 2016